16 octubre, 2015

Compañeros le regalan 350 días de vacaciones a un padre desesperado

   Los compañeros de trabajo de un padre con una niña enferma, le cedieron 350 días de vacaciones para que cuide de la menor.



París, Francia.
    El caso de Jonathan Dupré es de los que devuelven la fe en la humanidad: Sus compañeros en una fábrica de vidrios en Francia, le cedieron 350 días de vacaciones para que pueda cuidar a su hija Naëlle, de cinco años, que padece de cáncer en el riñón.

   La pequeña fue diagnosticada con la enfermedad en diciembre de 2014 y fue sometida a una operación y quimioterapia, por lo que Jonathan había tomado ya todos su días de vacaciones.

   "Por las pruebas y las sesiones de quimioterapia, había gastado ya todas mis vacaciones", señala Jonathan al diario Le Réveil. "Me enteré por correo. Me emocioné mucho. Era un peso para nosotros. Ahora no tenemos más problemas, ni para cuidarla ni para desplazarnos a las pruebas y a los tratamientos", concluye el padre.

   La pequeña, cuyo cáncer está en remisión, no duda de que esto le ayudará a seguir adelante y dice estar "muy contenta" por que su padre "se quede en casa" con ella.

   Este acto tan generoso ha sido posible gracias a una ley gala que permite que los trabajadores se cedan días de vacaciones entre ellos si este cambio cuenta con la aprobación de los jefes y si se trata de un caso justificado como el de cuidar de un familiar.

   En este caso, los trabajadores de la fábrica de cristales en la que trabaja Jonathan se reunieron con el director de la empresa y el departamento de Recursos Humanos y acordaron poner días entre todos para que Jonathan pudiera estar con su hija.
FUENTE: LAPRENSA.HN